viernes, 14 de diciembre de 2012

Holbox, escapada al paraíso

Hace unas semanas, unos amigos me preguntaron por algún "paraíso " al que escaparse durante las próximas navidades. Querían ir a algún sitio lejos, de sol, playa, ir descalzos, pero que no fuera un sitio de mucho turisteo, nada de macro hoteles de pulserita, ni aglomeraciones. Les propuse un par de sitios que están entre mis preferidos, y acabó por convencerles del que hoy os hablo, creo que entre otras cosas porque las horas de vuelo no son tantas como a otros, y porque allí hablan el mismo idioma...



Holbox es una pequeña isla al norte de México, que hace unos años me recomendaron mis amigos Marta y Carlos, para terminar un viaje mochilero por el Yucatán. Para llegar a ella, lo mejor es volar a Cancún, y del aeropuerto, se puede contratar un "transporte privado", o coger un bus hasta la localidad de CHIQUILÁ. Allí le decís al conductor que os deje en el muelle para coger una lancha a la isla. No se puede cruzar en coche, sólo en barquitos, más o menos grandes y rápidos, que pasan cada hora.


Y así, llegamos a  un islote, con arena blanca, agua cristalina, brisa permanente, con un puñado de cabañas que hacen las veces de "hotelitos", restaurantes, o viviendas. No hay asfalto ni coches, allí se va andando, en bici o en carritos de golf.
Es una maravilla, ideal para relajarse, disfrutar del sol, del mar, de los deportes acuáticos, el avistamiento de aves o crustáceos, a un ritmo caribeño, pero además, prácticamente solos. 



El alojamiento que yo elegí y que recomiendo, es la Posada Mawimbi. Hay varias en la Isla y son similares, pero esta me dejó alucinada. Cada habitación es diferente, todas en la playa, unas como en un bungalow aparte, otras en una especie de cabaña. Todas muy coquetas, y a pesar de estar en medio de la arena, muy cómodas. Los desayunos son maravillosos, con muchísimas frutas exóticas, zumos, y luego ya lo que se te antojara. Además tienes tumbonas, hamacas colgadas en los árboles... Siempre pensé que ese tipo de hamacas eran incomodísimas, hasta que pasé una tarde leyendo en una de ellas... impresionante.






Además ahora han puesto un restaurante-lounge bar en la playa, que se llama "Barquito Mawimbi Beach Bar&Restaurant", con comida caribeña, ideal para una cena romántica o para tomarte un margarita.



La Isla es casi prístina, playa salvaje por todas partes, y la parte del "pueblo", son 3 calles de arena con cabañas de colores que son restaurantes o pequeñas tiendas. A medio día está casi desierto, pero por la noche se anima mucho, hay puestos de comida en la calle, un mini mercado, pequeños restaurantes de comida local...



En la playa hay algunos sitios donde se come muy bien, aunque igual son más caros.
En la plaza principal del pueblo, hay un montón de sitios. Os digo los que yo probé: un italiano bien de precio, y con una pizza buenísima, que se llama Edelin; La Isla del Colibrí, para comer pescado fresquísimo, comida casera y zumos muy buenos; El Chapulim, con un ceviche exquisito, y el chef ¡¡un crack!!




No os olvidéis de que estamos en el Caribe, así que el servicio en los restaurantes etc..., rápido, lo que se dice rápido no es. Pero como estás tan relajado, es que te da lo mismo, la verdad.




Una de las actividades que no os podéis perder, es salir a nadar con los tiburones ballena. Sí, sí, tiburón-ballena, no estoy de broma. Es una de las experiencias más increíbles que he vivido. Yo lo contraté en la propia Posada, aunque en cada hotelito o restaurante seguro que conocen a alguien que lo hace. Te vas por la mañana pronto en un barquito pequeño, te prestan el equipo de buceo, y al de un ratito el guía, Alex, que era un auténtico crack, encontró a unos cuantos de estos impresionantes animales. Y sólo te tienes que tirar y nadar entre ellos... ¡¡Una pasada!! No hay que tener ningún miedo, son inofensivos, y aunque llegas a estar a menos de un metro de ellos, no pasa nada de nada.



Os pongo estas fotos para demostrar que no os engaño, y que realmente puedes nadar con ellos con toda seguridad. Impresiona, ¿verdad?
La mejor época para ver esta maravilla de la naturaleza es de Junio a Septiembre, pero lo mejor es que echéis un ojo a una web de la isla, (pinchar aquí)

También se puede ir a avistar Flamencos, Pelícanos, a bucear en los arrecifes...




Os aconsejo llevar muchos bikinis, chanclas y pareos, cremas de sol y sombreros, un buen libro, y un buen repelente de mosquitos por si acaso, (a mí no me picó ni uno, pero siempre hay gente más sensible). No hace falta nada más.

Es un lugar donde se encuentra ese relax absoluto de cuerpo y mente, con las cosas más sencillas, como una espectacular puesta de sol, unos pelícanos pescando para comer mientras te relajas en una hamaca con un libro, viendo a los lugareños en sus tareas diarias. Un diez en todo.

Para cuando tengáis oportunidad...

¡¡Buen Viaje y Hasta Pronto!!


5 comentarios:

  1. Para estas époscas igual te gusta...

    http://quedamosenelblog.blogspot.com.es/2012/12/un-viaje-muy-especiallaponia.html

    ResponderEliminar
  2. Wow! No conocía tu blog...pero me ha encantado!! Que fotos tan bonitasssss, quiero ir sin duda :)

    http://doitnaturalnow.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Raquel!! Es tan bonito como aparece en las fotos o más!!
    Un besito
    Mary

    ResponderEliminar
  4. Somos muy fans de los rincones mexicanos que todavía se mantienen al margen de los grandes movimientos turísticos. La República tiene muchos oasis costeros fuera de los circuitos habituales y... Nadar con tiburones balles es, definitivamente, una experiencia que se debe probar, al menos, una vez en la vida... Aunque hace falta mucha sangre fría para recordar que semejantes animales son mansos ;D

    ResponderEliminar
  5. Como estan amigos? soy marcel de turquia estambul tours con un experto guia de estambul Sİ quiere viajar a cappadocia entonces cappadocia tours

    guia en estambul

    replika telefon

    ResponderEliminar